Páginas vistas en total

miércoles, 11 de diciembre de 2013

NELSON MADELA


 
No cabe duda de que Mandela en su paso por la tierra ha dejado huella y ha mejorado nuestro mundo.

Los siguientes versos del poema INVICTUS de William Ernest Henley fueron los versos de cabecera de Nelson Mandela durante los más de 27 años que estuvo encarcelado.

Desde la noche que sobre mí se cierne,
negra como su insondable abismo,
agradezco a los dioses, si existen,
por mi alma invicta.

Caído en las garras de la circunstancia,
nadie me vio llorar ni pestañear.
Bajo los golpes del destino,
mi cabeza ensangrentada sigue erguida.

Más allá de este lugar de lágrimas
e ira yacen los horrores de la sombra,
pero la amenaza de los años,
me encuentra, y me encontrará, sin miedo.

No importa cuán estrecho sea el camino,
cuán cargada de castigo la sentencia.
Soy el amo de mi destino;
soy el capitán de mi alma.

jueves, 5 de diciembre de 2013

LA FLACA Y EL GORDO


Autor: José Luis Olaizola

Mateo Chamero es un niño de 8 años que un día se encontró que tenía tres problemas: la gordura de toda su familia, el perro del vecino y Ana, su compañera.

Todos sus compañeros se reían de él por lo gordo que estaba. Su única amiga, le ayudaba siempre y le decía que no se preocupara porque ella siempre iba a ser su amiga.

Lo recomiendo porque para las personas es muy importante tener amigos siempre.

 

Jesús Gómez Martínez, 6º A